Liverpool deja afuera del último llamado para abordar a Kiev a la Roma

0
El gran segundo tiempo de Roma no le alcanzó para ser finalista. Foto: UCL
El gran segundo tiempo de Roma no le alcanzó para ser finalista. Foto: UCL

Este edición de la Liga de Campeones de Europa ha presentado partidos vibrantes en emociones, especialmente en la fase definitoria del torneo. Hoy, Roma recibió en el Estadio Olímpico de su ciudad a Liverpool con la difícil tarea de remontar el 2-5 de la ida. ¿El premio? el último boleto a la final de Kiev a jugarse ante el Real Madrid.

Publicidad

El cuadro italiano alineó con: Alisson; Florenzi, Manolas, Fazio, Kolarov; Pellegrini (Under 53′), De Rossi (Gonalons 69′), Nainggolan; Schick, Dzeko, El Shaarawy (Antonucci 75′).

Jürgen Klopp jugó con el siguiente once: Karius; Alexander-Arnold (Clyne 93′), Lovren, van Dijk, Robertson; Wijnaldum, Henderson, Milner; Salah, Firmino (Solanke 87′), Mané (Klavan 83′).

Fiel al estilo del director técnico alemán Jürgen Klopp, Liverpool salió a buscar el partido y la ventaja desde el primer minuto en Roma. La velocidad de su tridente de ataque preocupaba a los defensores del cuadro italiano que buscaban recuperar la pelota para entregársela a los mediocampistas encargados de la generación de juego.

La velocidad del ataque del equipo inglés provocó que al minuto 9′, Sadio Mané anotara el primer gol del partido al recibir un pase con ventaja en carrera que dominó y definió con su pierna izquierda. El global marcaba un 2-6. El carácter romano sabía que no se podía bajar los brazos tan pronto en el partido. Por esa razón entraron en el juego de ‘ataque por ataque’, hasta que en el minuto 11, en una jugada desafortunada donde un rechazo impactó en la cabeza del defensor inglés James Milner, se empató el partido con su gol en contra. El global indicaba el 3-6 todavía muy cuesta arriba para acercarse a la remontada soñada.

Los fanáticos que acudieron al estadio y los millones que lo veían por televisión pudieron disfrutar de otro gol al minuto 25. Esta vez la vorágine del partido indicaba que el holandés Georginio Wijnaldum marcaría un nuevo gol para el Liverpool con su cabezazo sin marca ante la salida del portero. 3-7 presentaba un global muy abultado.

El primer tiempo terminaría con los intentos a ratos desesperados de la Roma por marcar y con los contraataques de Liverpool que intentaban aprovechar su velocidad.

La parte complementaria encontró en el minuto 52 otra anotación, esta vez de la Roma que con el pie derecho de Edin Džeko logró el 2-2 del partido y el 4-7 de la eliminatoria. A partir de ese momento el partido se convertiría en una mezcla de razonamiento y adrenalina, pues se realizaron variantes y se mostraron varias tarjetas amarillas por la intensidad mostrada.

El tiempo se agotaba y los últimos diez minutos significarían una bocanada de aire fresco e ilusión para la Roma, pues encontró dos goles. El primero en los pies de Radja Nainggolan que con un gran disparo desde fuera del área anotó. Diez minutos y sobre el final del encuentro, de nuevo Radja Nainggolan consiguió marcar, esta vez desde el punto penal con el cual logró acercar el resultado global a 6-7.

El partido terminó dejando un gran espectáculo para los aficionados del fútbol y a Liverpool clasificado a la final del próximo 26 de mayo a jugarse en el Estadio Olímpico de Kiev, Ucrania, ante el Real Madrid.

Mira el compacto del partido:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here